logo Ansco

Noticias,

Abril 13, 2018

Influenza: Tiempo de prevenir

Todos sabemos que al acercarse el invierno aumenta el riesgo de infecciones respiratorias. Estas infecciones pueden afectar a cualquier persona, pero suelen tener un impacto mayor en aquellos grupos más vulnerables: niños, adultos mayores y enfermos crónicos.

Dentro de las infecciones respiratorias, cobra especial relevancia la "gripe", enfermedad infecto-contagiosa causada por el virus de la influenza, que se transmite de persona a persona mediante la tos, estornudos y secreciones. La particularidad que tiene la influenza por sobre otras infecciones respiratorias es su alta prevalencia y capacidad de causar complicaciones de gravedad, agravamiento de enfermedades de base, e incluso la muerte.

Cada año en Chile deben hospitalizarse alrededor de 5.000 personas por influenza y cerca de 500 personas mueren en Chile anualmente por esta enfermedad, principalmente mayores de 65 años.

Es por estos motivos que se promueve la prevención de la enfermedad y sus complicaciones mediante la vacunación de grupos de riesgo y de la población general. Como las cepas del virus van mutando, cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) realiza vigilancia de los tipos de virus influenza circulantes y con esta información entrega recomendaciones para la fabricación de vacunas a utilizar en las campañas de inmunización.

Este año 2018 el Ministerio de Salud (Minsal), adquirió la vacuna Influvac® a través de licitación pública, que contiene 3 cepas: A-H1N1 (Michigan), A-H3N2 (Singapore) y B-Phuket. Con fecha 14 de marzo se inició la campaña de vacunación para los grupos de riesgo:

-Embarazadas, a partir de la 13ª semana de gestación.

-Niños y niñas de edades comprendidas entre los 6 meses a 5 años 11 meses 29 días.

-Adultos mayores (65 años y más).

-Trabajadores de avícolas y de criaderos de cerdos.

-Personal de salud

Enfermos crónicos entre 6 y 64 años, portadores de alguna de las siguientes condiciones de riesgo, Diabetes, Enfermedades pulmonares crónicas (asma bronquial; EPOC; fibrosis quística; fibrosis pulmonar de cualquier causa), Cardiopatías (específicamente: congénitas; reumática; isquémica y miocardiopatías de cualquier causa); enfermedades neuromusculares congénitas o adquiridas que determinan trastornos de la deglución o del manejo de secreciones respiratorias; obesidad mórbida; insuficiencia renal en etapa 4 o en diálisis; hipertensión arterial en tratamiento farmacológico; insuficiencia hepática crónica; enfermedades autoinmunes; cáncer en tratamiento con radioterapia, quimioterapia, terapias hormonales o medidas paliativas; infección por VIH y otras inmunodeficiencias (congénitas o adquiridas).

La campaña de vacunación se prolongará aproximadamente por dos meses. Es de carácter gratuito y tiene por objetivo vacunar a grupos que pueden presentar complicaciones en el caso de adquirir la enfermedad.
A partir de la última semana de marzo, la vacuna estará disponible para todo el resto de la población.

Además de la vacunación, las otras medidas recomendadas para prevenir el contagio de la enfermedad son:

-Evitar el contacto directo con personas enfermas.

-Guardar reposo en casa, si adquirimos la enfermedad.

-Lavarse las manos frecuentemente.

-Cubrirse la boca y nariz al toser.

-Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos que pueden estar contaminadas con el virus.

-Limpiar y desinfectar las superficies de contacto más comunes en el hogar y el trabajo.

-Alimentarse bien, hidratarse, realizar actividad física de manera regular y evitar el estrés.

En este período invernal, la responsabilidad de cuidarse es de todas y todos.


Links de Interes