logo Ansco

Noticias,

Abril 13, 2018

Waterpolo: Deporte de alto impacto bajo el agua

La historia del Waterpolo se remonta hace ya muchos años. Nació en Inglaterra a mediados del Siglo XIX, y muy lejos de su estructura y reglamento actual, se practicaba con hasta casi 20 jugadores por equipo y en espacios abiertos como lagos o ríos, y era conocido como Football in The Water (fútbol en el agua) o Polo Acuático.

En aquél entonces, tampoco existían las porterías que hoy conocemos. La pelota que se utilizaba para el juego debía introducirse en balsas o botes y, una vez dentro, se sumaba al marcador.

La historia cuenta, además, que los primeros encuentros de Polo Acuático no eran para nada deportivos, sino por el contrario, eran exhibiciones de fuerza bruta. No era frecuente el uso de pases o combinaciones. Tampoco existía un tiempo determinado que definiera la duración de un partido.

Fue en 1876 cuando comenzaron a surgir las primeras normas de este deporte, las que fueron modificándose hasta llegar a un reglamento definitivo que se utiliza hasta el día de hoy, y que considera la participación de siete jugadores por equipo, encuentro que se divide en cuatro tiempos de ocho minutos cada uno, y donde se exige que los participantes se mantengan a flote todo el tiempo, exigencia en particular que convierte a este deporte en uno de alto impacto.

Los primeros países en imponer deportistas alineados a la disciplina fueron Alemania y Hungría, logrando imponerse en Juegos Olímpicos y campeonatos internacionales. Luego, se sumaron Yugoslavia, Estados Unidos, Italia, entre otros.

El deporte se consolidó a nivel mundial en la década del 70, realizando el primer Campeonato del Mundo, en 1973; la primera Copa del Mundo Fina, en 1979, y la primera competición internacional femenina, en 1978.

El Waterpolo en Chile

Una vez consolidado a nivel mundial, diversos deportistas chilenos se sumaron a la práctica del Waterpolo, casi todos ya iniciados en la natación, destacando principalmente quienes provenían desde ciudades como Antofagasta, Iquique y Arica. Luego se fueron sumando participantes de otros puntos de Chile, y ante la necesidad de contar con una entidad que los avalara, se agruparon bajo la Federación Chilena de Deportes Acuáticos.

Según detalla Carlos Cuevas, coordinador Nacional de Polo Acuático de la misma Federación, actualmente son alrededor de 300 deportistas los que se dedican íntegramente al Waterpolo en el país, todos ellos pertenecientes a diez clubes establecidos, distribuidos principalmente en las zonas norte y central.

"Los Clubes de Waterpolo de Chile -indica Cuevas- son partícipes de distintos encuentros, tales como Sudamericanos en categorías juvenil Sub 16 y adulto; además de los propios campeonatos nacionales en las categorías juvenil Sub 13, Sub 15, Sub 17, y adultos dama y varones. Contamos además con competencias por zonas, tales como Zona Central La Liga Metropolitana, y Zonal Norte, que incluye a los clubes de Arica, Antofagasta e Iquique", instancias con las que luchan por mantener vigente el Waterpolo en Chile.

Sin embargo, trabajarlo y promoverlo no ha sido tarea fácil. Cuevas relata que "para practicar este deporte, se requiere a lo menos de una piscina olímpica (50 x 20 metros, con dos metros de profundidad), infraestructura que es escasa en Chile, y en los lugares donde hay piscina, ésta debe ser compartida por otras disciplinas como natación, nado sincronizado y saltos ornamentales, entonces los niveles de participación son los de siempre, sin producirse un aumento importante en el número de instituciones que la practican".
Pese a todas estas dificultades, Cuevas reconoce que "a nivel nacional destacan las categorías juveniles de Arica y adultos de Iquique, quienes ostentan el título de campeones de Chile".

Figuras destacadas

Manuel Rojas forma parte de la nómina de los 15 seleccionados nacionales de Waterpolo en Chile. Lleva 11 años dedicado al deporte, la mayoría dentro de su actual Club Aqua Polo. Confiesa que su comienzo fue tímido, sin muchas expectativas, y nunca pensó que llegaría tan lejos. "Al principio era como un hobby y después lo empecé a tomar en serio. Comencé a escalar hasta que llegué a la Selección Chilena, lo que ha sido una gran experiencia. He asistido a un Mundial y a un Sudamericano, y son cosas que realmente uno agradece", expresa Manuel.

Sus viajes lo han llevado a conocer distintas realidades de cómo el deporte se desarrolla en otros lugares del mundo. "Los que gustamos de esto, sabemos que en la década del 70 esto era un boom en Chile, pero ahora, las nuevas generaciones, están enfocadas al futbol y al rugby, pero si se difundiera el Waterpolo y hubiera más acceso a practicarlo, creo que la gente se motivaría con este deporte que es súper entretenido", añade.

A sus 34 años, confirma que para él esto se ha transformado en un estilo de vida. Dice que continuará practicándolo hasta que su habilidad física así lo permita.

Mujeres en el agua

Si hay algo que ha ido en aumento en esta disciplina, es la participación femenina. Actualmente, Arica, Iquique, Antofagasta y Santiago cuentan con equipos formados íntegramente por mujeres. Uno de los más recientes es Brac Waterpolo de la Perla del Norte, un equipo que se conformó con deportistas que venían de otros clubes, y que hoy tiene en sus filas a 20 integrantes. Entrenan cuatro veces por semana, y ya han sido partícipes de distintos encuentros. Valoran al Waterpolo como "una de las pasiones más importantes en sus vidas".

Camila Martínez, integrante del equipo, comenta: "Una de las cualidades de por qué me gusta este deporte es que es muy entretenido. Es rápido, es mucho más dinámico que practicar natación, además es una disciplina en equipo donde hay que saber coordinar, tener muy buena comunicación y coordinación con las personas".

Agrega que "claramente el Waterpolo es además seguro, de alto impacto, pero corres muy poco peligro de lesiones. Cualquier persona lo puede realizar, independiente de su condición física. Y al menos acá en el norte, donde tenemos un clima agradable y un intenso sol, viene como anillo al dedo el poder ejercitarte de manera refrescante, por ejemplo, haciendo Waterpolo Playa".

Como se aprecia, se trata de un lindo y divertido deporte acuático que se puede practicar no tan sólo en una piscina olímpica sino que también en el mar, aprovechando el buen clima de las playas del norte del país.


Links de Interes