logo Ansco

Noticias,

Enero 12, 2018

Cancer de piel: El lado oscuro del hermoso y brilllante sol

Juan tiene 54 años, actualmente se cuida bastante tratando de hacer una vida saludable, tal como se lo indicaron en su examen preventivo a principio de año. Ya que se siente bien casi nunca va al médico.

Hace dos meses atrás le apareció una "especie de roncha" roja pequeña entre la nariz y la mejilla, como no le duele ni le pica, no le preocupa.

De eso han transcurrido dos meses, la roncha está más levantada y ha formado varias veces una costra. Curiosamente cada vez que se seca con la toalla o la pasa a llevar, esta costra se sale y sangra.

Su esposa le insiste que mejor consulte a un médico dermatólogo. A regañadientes acude a la cita con el especialista, quien durante la consulta también le pregunta sobre sus hábitos y cuidados de la piel, a lo que Juan le cuenta que desde joven le gustaba hacer actividades al aire libre y "en esos tiempos" no se usaba bloqueador solar como ahora.

Luego de revisarlo con el dermatoscopio, le informa que antes de darle el diagnóstico le realizará una biopsia.

Pasa Juan unos días muy preocupado hasta el día del control. Cita en la que su médico le informa que salió "mala la biopsia", que tiene un Cáncer Basocelular de tipo Superficial, y lo bueno es que le sacaron completamente la lesión maligna y los bordes del pedazo peritumoral están libres de cáncer.

Angustiado Juan le pregunta: ¿por qué me ha pasado esto?, ¿me volverá el cáncer de piel? El médico le explica que es un cáncer común de piel, de lento crecimiento y está muy asociado a las radiaciones solares acumuladas en su organismo durante toda su vida, desde que era muy joven. Explicándole que en adelante debe controlarse y, revisarse la piel del cuerpo periódicamente y protegerse todos los días del año con bloqueador solar; mientras que en exteriores usar visera o sombrero contra el sol.

Gracias a que la esposa de Juan insistió, le realizaron un diagnóstico y tratamiento adecuado lo cual le ayudó a mejorar el pronóstico de este cáncer que está relacionado con las radiaciones ultravioletas.

El lado peligroso de la luz del sol

La luz solar es esencial para los seres vivos. Sin embargo, la luz del sol también tiene un lado peligroso, ya que puede dañar la piel e incluso los ojos. Tanto la quemadura solar como el bronceado, inducen lesiones al ADN, (nuestro material genético) que impiden que la piel se repare y puede facilitar el camino al desarrollo del cáncer de piel.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos cinco años, la tasa de cáncer a la piel en Chile aumentó de 20 a 25 casos por cada 100 mil habitantes, ubicándose en el tercer lugar del cáncer más común, siendo Antofagasta la región con más afectados en el país.

Los efectos dañinos de la radiación UV dependen de la dosis recibida y de la sensibilidad del individuo y, por tanto, de los diferentes tipos de piel.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos cinco años, la tasa de cáncer a la piel en Chile aumentó de 20 a 25 casos por cada 100 mil habitantes, ubicándose en el tercer lugar del cáncer más común, siendo Antofagasta la región con más afectados en el país.

Los efectos dañinos de la radiación UV dependen de la dosis recibida y de la sensibilidad del individuo y, por tanto, de los diferentes tipos de piel.

¿Quiénes son los trabajadores/as expuestos/as a RUV (Radiaciones Ultravioletas) de origen solar?

Son aquellos que ejecutan labores sometidos a radiación solar directa en días comprendidos entre el 1° de septiembre y el 31 de marzo, entre las 10 y las 17 horas, y aquellos que desempeñan funciones habituales bajo RUV solar directa con un índice UV igual o superior a 6, en cualquier época del año. De la presente definición establecida en el DS 594, se entiende que el término %u201Chabitual bajo RUV solar directa%u201D se refiere a aquél trabajador cuyas funciones o tareas cotidianas y permanentes se realizan a la intemperie bajo el sol. Ejemplo de esto son: operarios en minería a rajo abierto. En cambio, no se consideran expuestos aquellos como: administrativos, secretarias, ejecutivos que se desplazan para visitar clientes.

¿Qué es la RUV Radiación Ultravioleta?

La Radiación Ultravioleta (RUV) es un tipo de onda electromagnética que viaja desde el sol hacia la tierra, al igual que la luz visible compuesta principalmente por rayos UVA y un pequeño componente de rayos UVB.

* UVA (Radiación Ultravioleta A): Aquella que posee una longitud de onda entre los 315 y los 400 nanómetros. Llega casi completamente a la superficie de la tierra. Es responsable de parte del bronceado, produciendo principalmente el nvejecimiento de la piel. Representa cerca del 95% de la RUV (Rayos Ultravioletas) que llegan a la superficie terrestre.

* UVB (Radiación Ultravioleta B): Aquella que posee una longitud de onda entre los 280 a los 315 nanómetros. Llega a la tierra muy atenuada porque es absorbida por el ozono, reflejada por los aerosoles y principalmente atenuada por la cubierta de nubes.

¿Cuándo y cómo se produce la exposición?

Basta con trabajar al aire libre, bajo los rayos del sol para estar expuesto a radiación UV. La mayor radiación solar ocurre entre las 10 y las 17 horas, teniendo su máxima intensidad entre las 13:00 y 15:00 horas. Los días nublados hay exposición, debido a que las nubes atenúan escasamente la radiación UV. Mientras más tiempo esté expuesto, mayor será el efecto acumulativo.

¿Qué factores que inciden en la radiación UV?

Altitud: A mayor altitud la atmósfera es más delgada, por lo que el flujo de fotones de radiación ultravioleta aumenta entre 11% y 14% por cada 1.000 metros de ascenso.

Reflexión de la superficie (albedo): La nieve refleja hasta un 80% de los rayos UV, la arena clara y seca refleja alrededor de un 15% y la espuma del agua de mar hasta un 25%. También ciertas superficies como el cemento y los metales brillantes pueden reflejar cantidades importantes

Nubosidad: Afecta la cantidad de RUV que llega a la superficie, dependiendo del tipo de nubes y del grado de cobertura.

Material particulado (contaminación): A nivel de la tropósfera constituye un filtro parcial para la RUV. El daño provocado por la radiación UV dependerá de la intensidad de la radiación, el tiempo de la exposición y las características de la piel de cada persona.

¿Cuáles son los efectos negativos de la radiación UV solar en la salud?

- Quemadura de la piel.

- Cáncer y enfermedades a la piel.

- Envejecimiento prematuro de la piel.

- Daños en los ojos.

Cánceres de piel habituales

Los cánceres de piel más frecuentes son el melanoma (menos frecuente pero muy agresivo) y los carcinomas cutáneos (más frecuentes pero menos agresivos).

Carcinomas cutáneos: El carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular se asocian directamente con la acumulación de sol en la piel durante años. Es en al área superior del cuerpo, como cara, orejas, cuello, hombros o escote, donde se presenta con mayor frecuencia esta enfermedad en zonas expuestas al sol .

Melanoma: La quemadura del sol nos aumenta el doble el riesgo de desarrollar un tipo de cáncer de piel llamado melanoma, si él o ella han tenido cinco o más quemaduras durante su vida.

El melanoma es el tipo de cáncer de piel menos frecuente, aproximadamente el 5% de los tumores de piel, pero es el más agresivo y que avanza más rápidamente. El sol afecta a unas células de la piel llamadas melanocitos, las que producen la melanina que es el pigmento que da color a la piel.

Este cáncer afecta sobre todo a personas de piel y ojos claros con dificultad para broncearse, en general personas que al sol solo enrojecen y no generan pigmentación oscura (melanina).

Atención con los lunares

Puede ser un inocente lunar y tratarse de un melanoma. Fíjate si tienes las siguiente características llamadas A, B, C, D, E de: asimetría, borde, color, diámetro y evolución.

A. Asimetría: Un lunar normal debe ser relativamente simétrico. Si una mitad del lunar no coincide con la otra, podría tratarse de uno riesgoso.

B. Borde: Cualquier lunar normal debiera tener un borde definido. Si el contorno de un lunar es desigual o irregular, hay que examinarlo.

C. Color: El color de los lunares debe ser uniforme, si hay más de un color presente en un mismo lunar, éste tiene que revisarse

D. Diámetro: Usualmente el diámetro de un lunar no debiera exceder los 6 mm.

E. Evolución: Cualquier cambio en un lunar a lo largo del tiempo podría ser una señal negativa. Hay que poner especial ojo con alteraciones en su tamaño y grosor, o si comienzan a producir picazón.

Además de la acción de las radiaciones solares, el riesgo de hacer un melanoma aumenta si tienes:

- Antecedentes familiares de este tumor.

- Gran número de lunares en la piel

- Haber sufrido quemaduras solares con ampollas durante la infancia y adolescencia. (no olvidar que el efecto de daño del ADN por el sol se acumula a medida que pasan los años).

Carcinomas cutáneos basocelular y espinocelular, son los tumores más frecuentes del ser humano y además, en los últimos años se está produciendo un aumento de los mismos.

Aparecen sobre todo a partir de los 50 años de edad, en personas expuestas al sol de forma crónica, como es el caso de los trabajadores al aire libre, quienes son los más afectados por estos tumores.

Con gran frecuencia, las lesiones se localizan en la cara, el cuello y las manos.

- Carcinoma basocelulares: Son los más frecuentes, representando el 70-80% de los cánceres de piel.

- Carcinoma espinocelulares: Afecta a las células más superficiales de la piel son el 20% de los carcinomas.

Se inician con la aparición de manchas generalmente rojizas, que pueden descamarse y sangrar formando costras que caen una y otra vez.

Pueden aparecer como nódulos, pelotitas redondeadas en la piel, y también pueden presentarse como heridas o úlceras que no cicatrizan, que no sanan.

Afortunadamente el crecimiento de estos dos cánceres es muy lento, lo que favorece que su índice de curación sea muy alto, a pesar de que las personas que lo padecen tarden meses e incluso años en acudir al médico.

Cuándo y cómo usar bloqueador para prevenir el cáncer de piel

El uso permanente del bloqueador solar, es importante siempre, y en especial en los lugares de trabajo al aire libre.

Horarios para el uso de bloqueador: Sea verano o invierno, el filtro solar debe usarse siempre, y principalmente en las horas de mayor riesgo, entre las 11:00 hrs. y las 16:30 hrs., cuando el riesgo es medio a alto.

Qué factor solar ocupar: En condiciones normales en Chile, se aconseja un FPS (factor de protección solar) 30+ y en el caso de pieles sensibles y/o con antecedentes de cáncer, SPF 50+.

Tiempo y frecuencia de aplicación: Aplicar protector 15 minutos antes de la exposición y volver a aplicar cada 3 a 4 horas. Si se transpira, se hace ejercicios o se aplica agua, usar cada 2 horas.

¿Usar bloqueador si está nublado?: Siempre. Las nubes permiten que pase parte de la radiación UV, así que en días nublados igual es necesario el filtro solar.

Broncearse o protegerse: No hay bronceado sano. El bronceado es una respuesta de nuestra piel al daño celular provocado por el sol.

¿Qué accesorios usar para la prevenir el daño de las RUV?

* Anteojos de seguridad con filtro UV

* Gorro del tipo campero y/o con visera y protección para la parte posterior del cuello.

*Casco de seguridad con alero de protección.

*Ropa de trabajo: polera o polerón con cuello redondo y mangas largas y pantalón largo.

*Fotoprotector: se debe usar un producto con FPS 30+ como mínimo para los trabajadores expuestos. En caso de haber trabajadores con necesidades individuales o de exposiciones muy intensas y prolongadas, es recomendable usar FPS 50+

Finalmente no es posible diferenciar con criterios médico clínicos y de laboratorio, si una patología de la piel es de origen ocupacional o común. El cáncer en sí tiene un origen multicausal en su patogénesis, influyendo factores genéticos para su expresión.


Links de Interes